PUNTO Y APARTE.

Dicen que no sé lo que hago, ni lo que digo. Pero ¿cómo sacar tanta mierda de mi cabeza?

Los pensamientos fluyen por segundo. Esta locura me aborda y me gusta. ¿Qué hay de malo querer ser un puto loco?

No quiero la absurda compasión, quiero que veas mi ser desnudo. No lo comprendas, solo adéntrate en mi mente y nada con todos mis pensamientos, dignos de un ser hermosamente inapropiado.

Los ojos que ven este rostro, sólo logran ver destrucción. ¡Que ciegos son¡

Yo soy pasión, yo soy locura, yo soy arte, yo soy poesía, soy soñadora, y es que es cierto, la mayor parte de mi vida, la paso aquí adentro. Me escondo bajo este saco de carne putrefacta.

No sé quién soy, pero si sé a dónde voy. Y hoy marco el paso definitivo a rumbo desconocido.

No teman por mí, soy sensible, y ese es mi don. No lo confundan con fragilidad. Pues nadie me va a pisar.

Estaré segura, pues de día puedo ser el ave más ligera que vuela por estos cielos grises. Y de noche soy la fiera, derramo rabia y esa es mi fuerza. Mis palabras francas son las balas que me defenderán en las noches frías y obscuras, aunque puede que también sean mi arma suicida.

Nadie sabe su destino, pero yo le apunto a esta felicidad obscura, pues en tierra de oídos sordos y miradas ciegas habito.

Me nombraron como quisieron, pero nunca me preguntaron qué siento. ¿Qué es lo que siento? No sé cómo explicarlo, pues no hay palabra que le quede a este sentir tan sensible.

Y es que siento hasta el mínimo aliento de este mundo en agonía. El universo me susurra sus más grandes secretos. La tierra me acaricia y me abraza con sus brazos  hechos de ramas y flores.

Detente un minuto y veras quien es el loco.

Ya no sé cómo abrirles los ojos, mientras más me rodeo de tanta gente, más sola me siento.

Y no es mi soledad contra la que lucho, más bien regreso a ella cuando he perdido las fuerzas.

Me alimenta y me fortalece cada sueño roto. Me cicatriza cada herida a brote, para volver a la lucha más fuerte que nunca, y es que siempre amenazo con volver.

Me llaman de mente suicida, pero como piden una sonrisa en este mundo enfermo de odio. ¡Que alguien me explique! Que no pienso regalarles ni mí más mínima sonrisa. Pues mis sonrisas y risas son todas sinceras.

No pidan que vomite mierda, pues me ahogaría más a mí misma.

No pido disculpas, pues no creo que sea de mala hierba hacer lo que a mí me gusta. ¿Que, qué me gusta? Ser una loca en este mundo de enfermos tan cuerdos.

No pido respeto, pues no creo en las escalas de poder.

No pido reconocimiento, pues no quiero ser vulgar.

No pido orgullo, pues no creo en méritos.

No pido ayuda, pues me tengo a mi misma.

No quiero partir, sin antes decirles que soy feliz así. En mi maleta llevo tristezas, alegrías, miedos, enojos, sonrisas, gritos, rabia, felicidad, agonía, llantos, y de todo un poco. Lo necesario para ser yo. Odio no llevo pues siempre está presente a donde voy.

En este viaje fluiré como la corriente más brava, si es necesario fluiré contracorriente, pero fluiré…

Pues en este mundo plástico los soñadores somos hijos del fracaso.

¿Cómo soñar cuando todo el mundo exige poner los pies en la tierra?

¡Yo no quiero aferrarme a este cacho de vida sin vida!

Y sépanlo bien, soy una mujer con vicios y pasiones, y no estoy ni tan bien, ni tan jodida. Sólo estoy viva.

Me llamaron ingenua, pero no sabían que me hacia la tonta.

Yo les observo con calma y se vuelven predecibles.

Hoy les dejo estas palabras, no sé si te den calma, pues ya estaban podridas.

-Cafeína.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: