Comparación

Hace mucho que la cafeína no me hace ningún efecto.
Aprendí a quitarme el sueño con recuerdos.
Un café cargado y amargo de rutina,
como la de traerte siempre a mis poesías.

 

Sin rima, absurdas e hilarantes,
como extrañarte y maldecirte a cada instante.
Quiero algo más, té o un vino tinto.
Quiero dejar de mencionarte, antes de acostarme.

 

Mi amor por la cerveza evita que me embriague,
Tal cual mis letras no dejan de nombrarte.
A tu partida sólo el vodka me acompañó,
sin dejar huella, tu sonrisa no volvió.

 

De tanto mencionarte sin querer esta tarde,
mis ganas de beber no dejan de molestarme.
Con un trago en la mano y un cigarro en la otra,
me río de querer compararte hasta con el agua.

 

Mi soledad y yo, por ti brindaremos.
Ella promete quedarse, no como ese cabrón
Que al primer te amo corrió.
¡Salud! Pues beber como el amor, la misma mierda son.

  • Isabel Araujo
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: