El recuerdo de algo

Ya empezaron a escribirse letras para una estructura que una vez brincó el miedo.
Un llanto apacible que no quedará estable por un tiempo.
Rimas que no quieren rimar y la soledad que tendrá cuando sus ladridos se callen aún más.
Ya empezaron a contarse los días y las horas, los recuerdos y las personas.
El momento que visualizaba tan lejano, da inicio con un primer asalto.
Despedida no le queda mal como un sobrenombre.
Y pauso, a menos de la mitad empiezo a pensar que el amanecer cambiará de lugar. El llanto lo acompañará. Y un fantasma que quedó de aquella primer noche en que la terraza se habitó, duda si también debe ir o si es mejor que no.
Las huellas de sus manos se quedaron plasmadas en la pared de mi cuerpo. por cierto, la botella de sidra aún la conservo.
El sentido de las lineas lo tiene quién ha visto parte de la ciudad desde la terraza. Particularmente el mejor lugar de la casa.
Son notorias para más de uno y confusas para muchos.
Llega un punto en que se volvió necesidad el desahogo.
La nostalgia se comprende y por el amor, existe más de una razón.
Duele no poder conservar la parte más importante de mí corazón.

 

  • Isabel Araujo
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: